Mindfulness

Contemplando montaña 2

Mindfulness… una sencilla palabra que sugiere que nuestra mente está prestando atención plena a lo que está sucediendo, a lo que estamos haciendo, al espacio a través del cual nos estamos moviendo. Esto, que puede parecer trivial, no lo parecerá tanto si tenemos en cuenta que las personas pasamos casi el 50% de nuestras horas de vigilia pensando en cosas distintas a las que estamos haciendo. Nuestra mente comienza a divagar, perdemos el contacto con nuestro propio cuerpo, y en un instante nos encontramos absortos o bien en pensamientos obsesivos acerca de algo  que ya ocurrió o bien preocupándonos por el futuro. Y eso nos provoca ansiedad.

Sin embargo, sin importar cuánto nos hayamos alejado, mindfulness nos permite traer la mente de nuevo a donde estamos, a lo que estamos haciendo y sintiendo en el momento presente. Dado que es complicado expresarlo en palabras, podrás encontrar ligeras variaciones en su significado en libros, sitios web, videos,… Aún así, aquí te expongo una posible definición que considera al mindfulness o atención plena como una cualidad que todo ser humano posee, más que como algo que tenemos que conseguir:

Mindfulness es la habilidad básica que poseemos los seres humanos para estar plenamente presentes, conscientes de dónde estamos y de lo que estamos haciendo, sin reaccionar de manera impulsiva o sentirnos abrumados por lo que sucede a nuestro alrededor.

Aunque esta atención plena es innata, puede ser cultivada y desarrollada a través de diversas prácticas que han sido contrastadas durante cientos de años, como la meditación (ya sea sentada, en pie, caminando o en movimiento) o el Qi Gong. Y también incluyendo pequeñas pausas en nuestra vida cotidiana que harán que nuestra mente vuelva a estar presente en aquello que estamos haciendo.

Algunos aspectos a tener en cuenta:

1) Mindfulness no es algo extraño o esotérico. Es algo familiar ya que es lo que hacemos (o podríamos hacer) de manera natural, como realmente somos.

2) Mindfulness no es “otra cosa más que tenemos que hacer”. Ya tenemos la capacidad para estar presentes. Lo que si podemos es desarrollar esa habilidad innata a través de sencillas prácticas cuyos beneficios, tanto para nosotros como para las personas que nos rodean, y las organizaciones para las que trabajamos, están científicamente demostrados.

3) No necesitas cambiar. El principal obstáculo al que nos enfrentamos al buscar soluciones a nuestros problemas es el de no aceptarnos tal y como somos, el pretender convertirnos (a veces de manera radical) en alguien que no somos. Mindfulness tiene eso en cuenta y cultiva la mejor parte de quienes somos como seres humanos.

4) Mindfulness tiene el potencial para transformar la sociedad, por los siguientes motivos:

  • Todo el mundo puede hacerlo. La práctica del Mindfulness cultiva cualidades humanas y no pretende que nadie cambie sus creencias. Todo el mundo puede obtener beneficios y es fácil de aprender.
  • Es una forma de vida.  Mindfulness es más que una simple práctica. Aporta conciencia y cuidado a todo lo que hacemos, y reduce el estrés innecesario. Incluso una pequeña práctica puede mejorar nuestra vida.
  • Está basado en la evidencia científica. No tenemos por qué creer ciegamente en mindfulness. Tanto la ciencia como la experiencia han demostrado sus efectos positivos en nuestra salud y  felicidad, en el trabajo, y en nuestras relaciones.
  • Potencia la creatividad y la innovación. A medida que abordamos la creciente complejidad e incertidumbre de nuestro mundo, la práctica del mindfulness nos puede guiar hacia respuestas efectivas, resilientes y de bajo costo ante problemas aparentemente sin solución.

Si de verdad quieres saber lo que es mindfulness, lo mejor es practicarlo y experimentarlo por tí mismo durante un cierto tiempo. Por ello pongo a tu disposición los Cursos de Mindfulness, para enseñarte a Vivir el Presente.

Anuncios