Masaje y Embarazo – Masaje Prenatal

masaje prenatal

 

El masaje terapéutico ha sido utilizado durante siglos para mejorar la salud en general, reducir el estrés y aliviar la tensión muscular. Los masajes durante el embarazo a menudo han recibido respuestas ambivalentes de la comunidad de la salud en cuanto a su seguridad y propósito. Investigaciones y estudios reciententes han demostrado que la terapia de masaje prenatal puede ser un ingrediente fundamental en la atención prenatal de las mujeres y se le debe dar una consideración cuidadosa.

Los estudios indican que la terapia de masaje realizada durante el embarazo puede reducir la ansiedad, disminuir los síntomas de la depresión, aliviar dolores musculares y dolores en las articulaciones y mejorar la salud del recién nacido.

Regulación hormonal

Los estudios realizados en los últimos 10 años han demostrado que los niveles de hormonas asociados con la relajación y el estrés cambian significativamente cuando la terapia de masaje se introduce en la atención prenatal de las mujeres. Esto lleva a la regulación del estado de ánimo y la mejora de la salud cardiovascular. En las mujeres que recibieron masajes dos veces por semana durante sólo cinco semanas, las hormonas como la noradrenalina y el cortisol (hormonas asociadas con el estrés) se redujeron, y se incrementaron los niveles de dopamina y serotonina (bajos niveles de estas hormonas se asocian con la depresión).

Estos cambios en los niveles hormonales también condujeron a un menor número de complicaciones durante el parto y menos casos de complicaciones del recién nacido, como bajo peso al nacer. La evidencia sugiere que hay beneficios para la salud materna y neonatal cuando el masaje terapéutico se incorpora en el cuidado prenatal regular.

Reducción de la inflamación

El edema o hinchazón de las articulaciones y ciertas partes del cuerpo de la mujer durante el embarazo, es causado frecuentemente por la circulación reducida y una mayor presión sobre los principales vasos sanguíneos por el peso del útero. El masaje ayuda a estimular los tejidos blandos para reducir esa acumulación de fluidos en las articulaciones inflamadas. Esto también mejora la eliminación de los residuos del tejido transportados por el sistema linfático del cuerpo.

Mejora del dolor ocasionado por la presión en un nervio

El dolor del nervio ciático es experimentado por muchas mujeres al final del embarazo,  ya que el útero ejerce presión en los músculos del suelo pélvico y la espalda baja. La presión del útero extiende la tensión a los músculos de la extremidad inferior, haciendo que se hinchen y ejercezan presión sobre los nervios cercanos. La terapia de masaje ayuda a disminuir esa presión sobre los  nervios inflamados, liberarando la tensión en los músculos cercanos. Muchas mujeres han experimentado una reducción significativa del dolor del nervio ciático durante el embarazo a través del masaje.

Otros beneficios potenciales de masaje prenatal:

  • Reducción del dolor de espalda
  • Reducción del dolor en las articulaciones
  • Mejora la circulación
  • Reduce la hinchazón
  • Reducción de la tensión muscular y dolores de cabeza
  • Reducción del estrés y ansiedad
  • Mejora la oxigenación de los tejidos blandos y músculos
  • Ayuda a dormir mejor

¿Tienes interés en ayudar a los demás a encontrarse mejor?
¿Te gustaría aprender cómo?

Ahora puedes hacerlo a través de nuestro CURSO PROFESIONAL DE QUIROMASAJE

Artículo redactado empleando información de las siguientes fuentes:

Field, T. (1999). Pregnant Women Benefit From Massage Therapy. Journal of Psychosomatic Obstetrics and Gynaecology, Mar;20(1):31-8. Field, T. (2004). Massage Therapy Effects on Depressed Pregnant Women. Journal of Psychosomatic Obstetrics and Gynaecology, Jun;25(2):115-22. Howell ,Julie, NMT, PMT, Prenatal Health Through Massage Therapy: For Women and Their Babies.

Beneficios del Masaje Infantil

Masaje infantil

Masaje infantil

El masaje infantil es una técnica de antigua tradición, usada en muchas culturas del mundo y que ha sido rescatada en el mundo occidental. Sus bases se encuentran en la tradición hindú, el método sueco y la reflexología. Se trata de un masaje para bebés que, mediante el tacto y elongaciones en el cuerpo, ayuda a que éste se relaje y se beneficie psicológica y físicamente en todo su organismo, favoreciendo su desarrollo.

Con el masaje, estamos fomentando la comunicación corporal con los niños, algo que logran mucho antes que la comunicación verbal. La calidad de este diálogo, desde el minuto del nacimiento, es fundamental para que el niño forme una personalidad sana y pueda ser feliz. Dentro de sus beneficios, se encuentran los siguientes:

  • Mejora la Calidad del Apego: El masaje infantil facilita los vínculos afectivos porque incluye los elementos principales para establecerlos: contacto con la mirada, sonrisa, sonidos, abrazos, caricias, olor, respuesta a los estímulos e interacción. Estos elementos garantizan la calidad de la intimidad entre los padres y el bebé, fortaleciendo la relación y comunicación entre ellos.
  • Ayuda al niño a relajarse y lo alivia del estrés: Mediante el masaje se ayuda a los bebés a descubrir las tensiones que se producen en su cuerpo por encontrarse a diario con situaciones y objetos nuevos, y a relajarse en respuesta al placer de las caricias. Diversas investigaciones confirman la disminución del estrés en quien aplica el masaje y en quien lo recibe.
  • Ayuda a su desarrollo psicológico: El masaje cambia los patrones de comportamiento, reduciendo los umbrales de miedo y excitación, y aumentando la mansedumbre, sociabilidad y audacia. Asimismo, favorece las habilidades sociales al fomentar un mejor contacto ocular y el aprendizaje de pautas amorosas de acercamiento y contacto afectivo con otros. Los niños que han desarrollado un contacto cercano con sus padres, lo cual puede lograrse a través del masaje, crecen con conductas menos agresivas. El estímulo táctil, auditivo, visual y emocional que se desarrolla en el masaje, pone al bebé en estado de alerta, abriéndolo a procesos de memorización y aprendizaje. Además, le ayuda al bebé a integrar hábitos y rutinas dentro de su vida, lo que le entrega mayor contención y estabilidad.
  • Ayuda a reconocer los límites corporales: El masaje nos permite tomar conciencia de las dimensiones y el espacio de nuestro cuerpo en relación al espacio externo, lo cual favorece el respeto por los espacios y límites propios y de los demás. Además, si el conocimiento de los límites corporales ha sido placentero, se favorece una buena aceptación de uno mismo, factor esencial para la seguridad, confianza y autoestima.
  • Fomenta la liberación emocional y física: El masaje ayuda a autorregular, canalizar y procesar las experiencias vividas, permitiendo al bebé liberar las tensiones acumuladas del día con la persona en quien más confía. Con el masaje, el bebé aprende a responder a la tensión con la relajación.
  • Regula y refuerza la función gastrointestinal: El masaje ayuda a madurar el sistema gastro-intestinal, y después a regularlo, solucionando mediante la estimulación las incomodidades producidas por cólicos, gases y estreñimiento.
  • Estimula el sistema inmunológico: Una situación de tranquilidad mantiene en equilibrio el sistema inmunológico y mejora su funcionamiento. La seguridad que podemos ofrecer al bebé a través de un contacto corporal amoroso y continuado, así como el hecho de favorecer un estado de tranquilidad y relajación, fortalecerán su sistema inmunológico, activando mejor sus defensas frente a infecciones u otras enfermedades.
  • Propicia un mejor desarrollo del sistema nervioso: La piel es el mayor y más poderoso sistema de comunicación de que dispone el bebé; a través del tacto se transmiten infinidad de mensajes del medio externo al interno (el cerebro). El masaje favorece la capacidad para recibir los estímulos y aumenta el umbral de percepción de éstos, fomentando una mejor capacidad de aprendizaje.
  • Favorece circulación sanguínea y linfática: A mayor aporte de oxígeno mayor limpieza de la sangre. Los movimientos de entrada ayudan al retorno de la sangre al corazón y producen un efecto tonificante. Los de salida ayudan a la sangre a llegar hasta los extremos (manos y pies) y producen un efecto relajante. Además, el masaje ayuda a drenar el sistema linfático suavemente.
  • Favorece el sistema hormonal: Se reduce el ACTH y las catecolaminas, y aumenta la liberación de hormonas del crecimiento, endorfinas (hormona que entrega placer y elimina el dolor), oxitocina (hormona del apego) y prolactina, la cual se encarga de producir la leche y tiene una misión fundamental en la relación madre-hijo. Esta hormona facilita la creación de la conducta maternal: las ganas de atender y cuidar al bebé, encontrarle lo positivo para favorecer la vinculación, ganas de tocarlo, acariciarlo… La prolactina no solo se desprende en la madre sino también en el padre o hermanos cuando contactan afectuosamente con el bebé vía tacto.
  • Fortalece el Sistema Respiratorio: El masaje en la zona del pecho, espalda y hombros ayuda a regular el sistema respiratorio, fortaleciendo los pulmones y mejorando congestiones por mucosidad. Ayuda también a lograr una respiración profunda por el efecto del sistema táctil sobre el sistema nervioso autónomo.
  • Fortalece el Sistema Muscular: El masaje tiene un efecto relajante y tonificante de la musculatura. Ayuda a hidratar, tonificar la piel, disolver nudos de tensión física y emocional, mejorar su flexibilidad, coordinación y psicomotricidad en general. Por otra parte, los bebés con problemas de aceptación del tacto (prematuros, hipersensitivos, etc.), van aumentando gradualmente la tolerancia de forma suave y cuidadosa.
  • Ayuda en la recuperación de peso en prematuros: El masaje puede estimular los nervios cerebrales que facilitan la absorción de los alimentos, lo que produce un aumento más rápido de peso, especialmente beneficioso en prematuros. En casos de niños hospitalizados, el masaje infantil también acelera el proceso de recuperación.

 

Si tienes interés en esta técnica, y quieres comprobar los beneficios que aporta, puedes inscribirte a nuestros próximos talleres pulsando AQUÍ

La respiración y la práctica del Chi Kung

respiracionTodas las funciones vitales están ligadas a procesos de oxidación y de reducción: sin oxígeno no hay vida. Una persona puede vivir algunas semanas sin comer, algunos días sin beber, pero sólo unos minutos sin respirar. Nuestras células dependen de la sangre para su aprovisionamiento de oxígeno; si por nuestras arterias circula sangre pobre en oxígeno, la vitalidad de cada una de nuestras células se encuentra disminuida. Es nuestro deber, por tanto, el asegurarles este aporte de oxígeno que necesitan.

Si aprendemos a respirar correctamente la recompensa es importante: el cuerpo se vuelve fuerte y sano; el exceso de grasa desaparece, el rostro resplandece, los ojos centellean; la digestión se hace con más facilidad. Todo el cuerpo se purifica y se facilita el ser conscientes y el actuar de forma apropiada.

Nuestra forma de respirar influye en nuestro estado emocional. Una respiración corta y superficial, por ejemplo, causa intranquilidad, mientras que una larga y profunda nos da una sensación de bienestar. La respiración es un buen medio para ser conscientes del presente y del propio cuerpo. La regularidad y un ritmo pausado y profundo de la respiración tienen un efecto calmante, y disminuyen la velocidad del pensamiento.

También mediante el control respiratorio podemos influir en el sistema nervioso, aumentando la actividad del sistema nervioso simpático (intensificando la inspiración o alargándola), preparando así el organismo para la actividad o el movimiento, o bien estimulando la reacción del sistema nervioso parasimpático (intensificando o alargando la exhalación), con lo cual conseguimos que el organismo entre en un estado de reposo.

Durante la práctica de Chi Kung ponemos mucha atención en relajar el pecho y el abdomen, respiramos despacio y no inspiramos hasta alcanzar nuestra capacidad máxima, sino que nos quedamos entre el 70%-80% de la misma. Esto es así principalmente para que nuestros pulmones y músculos torácicos se mantengan relajados.

Hay cinco palabras clave acerca de la respiración que un practicante de Chi Kung debe seguir durante su práctica: (1)

  1. Suave: sin tensiones ni brusquedades. Relajando las fosas nasales, la garganta, el pecho, el diafragma y el abdomen.
  2. Lenta: no hay que apresurarse para llegar al final de la inspiración, ni para terminar rápidamente la exhalación.
  3. Profunda: cuando consigas que tu respiración sea suave y lenta, alcanzará profundidad. Esto quiere decir que se alargará de manera natural.
  4. Fina: el aire respirado debe entrar y salir como una suave brisa. Inspira como si estuvieses oliendo la fragancia de una flor o de un perfume, expira tan finamente que si tuvieras una pluma suspendida delante de tu boca o tu nariz apenas se movería
  5. Silenciosa: respira sin hacer ruido. No fuerces la entrada del aire, ni retengas la salida o impulses el aire al exterior

Este tipo de respiración promueve la circulación del Qi y de la sangre, y ayuda a calmar la mente y a producir quietud interior. Una mente tranquila calmará el cuerpo, ayudándole a descansar y recuperarse.

A continuación os dejo un vídeo donde muestro la serie de respiración, con la que comenzamos el trabajo básico en las clases.

 

(1) Extraido del libro QiGong para la salud. Fundamentos de la práctica energética, de Josep Muñoz Costas

 

 

¿Cómo ayuda el Reiki?

advert-advertising-banner-blank-40989.jpeg

Reiki no es un tratamiento que se ocupe solo de los síntomas,  sino que también favorece una profunda relajación general y sensación de bienestar.

Reiki trabaja en conjunto con cualquier otro tratamiento para aliviar los efectos secundarios (como se ha demostrado en pacientes que están recibiendo quimioterapia) y promueve la recuperación de la enfermedad, los accidentes y la cirugía. Reactiva la capacidad de auto-sanación de muchas patologías como el estrés, la fatiga crónica, alergias, así como en problemas psicológicos como fobias, depresión, ansiedad y la adicción.

Reiki es muy eficaz para dar apoyo a las personas durante procesos relacionados con su ciclo de vida, como por ejemplo niños hiperactivos, la pubertad, problemas de relaciones y la menopausia. Asímismo, es importante destacar que se trata de un profundo sistema de ayuda para lograr la aceptación de lo inevitable como, por ejemplo, enfrentarse con diagnósticos de gran impacto (cáncer, enfermedades crónicas) y la superación de procesos de pérdida o duelos.

Durante una sesión de Reiki se produce una interacción entre los campos energéticos del practicante (conocido como reikidoka) y del cliente. A través de la adecuada preparación se consigue sentir este campo, percibir sus desequilibrios y corregirlos. La persona se tumba cómodamente en una camilla o futón, completamente vestida, mientras que el reikidoka irá colocando las manos allí donde perciba que la energía no fluye como debería, por lo que a veces no es necesario ni tocar al cliente. Y, si se hace, se emplean presiones o estiramientos suaves, que no suponen ninguna molestia.

Si padeces una enfermedad cronica, o estás pasando por un período de trastornos emocionales, es recomendable recibir entre tres y cinco sesiones consecutivas dentro de un período de entre 10 y 20 días. Durante esta secuencia de tratamiento intensivo la capacidad natural de autosanación de tu cuerpo se reactiva, contrarrestando los efectos del estrés y la tensión; las alteraciones emocionales se calman, y se adopta otra perspectiva ante los problemas y preocupaciones. Tu ser completo se reequilibra, siendo capaz de llegar a estados de profunda paz y armonía.

Si tienes un problema a largo plazo, o bien eliges utilizar Reiki para el crecimiento personal, puedes realizar nuestro Taller de Iniciación a Reiki-Do, donde aprenderás técnicas para llevar el Reiki a tu vida diaria.