Beneficios del Masaje Infantil

Masaje infantil

Masaje infantil

El masaje infantil es una técnica de antigua tradición, usada en muchas culturas del mundo y que ha sido rescatada en el mundo occidental. Sus bases se encuentran en la tradición hindú, el método sueco y la reflexología. Se trata de un masaje para bebés que, mediante el tacto y elongaciones en el cuerpo, ayuda a que éste se relaje y se beneficie psicológica y físicamente en todo su organismo, favoreciendo su desarrollo.

Con el masaje, estamos fomentando la comunicación corporal con los niños, algo que logran mucho antes que la comunicación verbal. La calidad de este diálogo, desde el minuto del nacimiento, es fundamental para que el niño forme una personalidad sana y pueda ser feliz. Dentro de sus beneficios, se encuentran los siguientes:

  • Mejora la Calidad del Apego: El masaje infantil facilita los vínculos afectivos porque incluye los elementos principales para establecerlos: contacto con la mirada, sonrisa, sonidos, abrazos, caricias, olor, respuesta a los estímulos e interacción. Estos elementos garantizan la calidad de la intimidad entre los padres y el bebé, fortaleciendo la relación y comunicación entre ellos.
  • Ayuda al niño a relajarse y lo alivia del estrés: Mediante el masaje se ayuda a los bebés a descubrir las tensiones que se producen en su cuerpo por encontrarse a diario con situaciones y objetos nuevos, y a relajarse en respuesta al placer de las caricias. Diversas investigaciones confirman la disminución del estrés en quien aplica el masaje y en quien lo recibe.
  • Ayuda a su desarrollo psicológico: El masaje cambia los patrones de comportamiento, reduciendo los umbrales de miedo y excitación, y aumentando la mansedumbre, sociabilidad y audacia. Asimismo, favorece las habilidades sociales al fomentar un mejor contacto ocular y el aprendizaje de pautas amorosas de acercamiento y contacto afectivo con otros. Los niños que han desarrollado un contacto cercano con sus padres, lo cual puede lograrse a través del masaje, crecen con conductas menos agresivas. El estímulo táctil, auditivo, visual y emocional que se desarrolla en el masaje, pone al bebé en estado de alerta, abriéndolo a procesos de memorización y aprendizaje. Además, le ayuda al bebé a integrar hábitos y rutinas dentro de su vida, lo que le entrega mayor contención y estabilidad.
  • Ayuda a reconocer los límites corporales: El masaje nos permite tomar conciencia de las dimensiones y el espacio de nuestro cuerpo en relación al espacio externo, lo cual favorece el respeto por los espacios y límites propios y de los demás. Además, si el conocimiento de los límites corporales ha sido placentero, se favorece una buena aceptación de uno mismo, factor esencial para la seguridad, confianza y autoestima.
  • Fomenta la liberación emocional y física: El masaje ayuda a autorregular, canalizar y procesar las experiencias vividas, permitiendo al bebé liberar las tensiones acumuladas del día con la persona en quien más confía. Con el masaje, el bebé aprende a responder a la tensión con la relajación.
  • Regula y refuerza la función gastrointestinal: El masaje ayuda a madurar el sistema gastro-intestinal, y después a regularlo, solucionando mediante la estimulación las incomodidades producidas por cólicos, gases y estreñimiento.
  • Estimula el sistema inmunológico: Una situación de tranquilidad mantiene en equilibrio el sistema inmunológico y mejora su funcionamiento. La seguridad que podemos ofrecer al bebé a través de un contacto corporal amoroso y continuado, así como el hecho de favorecer un estado de tranquilidad y relajación, fortalecerán su sistema inmunológico, activando mejor sus defensas frente a infecciones u otras enfermedades.
  • Propicia un mejor desarrollo del sistema nervioso: La piel es el mayor y más poderoso sistema de comunicación de que dispone el bebé; a través del tacto se transmiten infinidad de mensajes del medio externo al interno (el cerebro). El masaje favorece la capacidad para recibir los estímulos y aumenta el umbral de percepción de éstos, fomentando una mejor capacidad de aprendizaje.
  • Favorece circulación sanguínea y linfática: A mayor aporte de oxígeno mayor limpieza de la sangre. Los movimientos de entrada ayudan al retorno de la sangre al corazón y producen un efecto tonificante. Los de salida ayudan a la sangre a llegar hasta los extremos (manos y pies) y producen un efecto relajante. Además, el masaje ayuda a drenar el sistema linfático suavemente.
  • Favorece el sistema hormonal: Se reduce el ACTH y las catecolaminas, y aumenta la liberación de hormonas del crecimiento, endorfinas (hormona que entrega placer y elimina el dolor), oxitocina (hormona del apego) y prolactina, la cual se encarga de producir la leche y tiene una misión fundamental en la relación madre-hijo. Esta hormona facilita la creación de la conducta maternal: las ganas de atender y cuidar al bebé, encontrarle lo positivo para favorecer la vinculación, ganas de tocarlo, acariciarlo… La prolactina no solo se desprende en la madre sino también en el padre o hermanos cuando contactan afectuosamente con el bebé vía tacto.
  • Fortalece el Sistema Respiratorio: El masaje en la zona del pecho, espalda y hombros ayuda a regular el sistema respiratorio, fortaleciendo los pulmones y mejorando congestiones por mucosidad. Ayuda también a lograr una respiración profunda por el efecto del sistema táctil sobre el sistema nervioso autónomo.
  • Fortalece el Sistema Muscular: El masaje tiene un efecto relajante y tonificante de la musculatura. Ayuda a hidratar, tonificar la piel, disolver nudos de tensión física y emocional, mejorar su flexibilidad, coordinación y psicomotricidad en general. Por otra parte, los bebés con problemas de aceptación del tacto (prematuros, hipersensitivos, etc.), van aumentando gradualmente la tolerancia de forma suave y cuidadosa.
  • Ayuda en la recuperación de peso en prematuros: El masaje puede estimular los nervios cerebrales que facilitan la absorción de los alimentos, lo que produce un aumento más rápido de peso, especialmente beneficioso en prematuros. En casos de niños hospitalizados, el masaje infantil también acelera el proceso de recuperación.

 

Si tienes interés en esta técnica, y quieres comprobar los beneficios que aporta, puedes inscribirte a nuestros próximos talleres pulsando AQUÍ

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s